proyectos

Porque hay niños que no eligieron estar enfermos queremos hablarte hoy de voluntarios de todo el país que recorren las instituciones de la salud haciendo lo que más les gusta, regalar magia con toda la ilusión.

proyectos-300x300

Hay días, lector. Hay días sin esperanza. Hay días grises y días sin sonrisa. Ni sueños. Hay días, lector que no podríamos ni explicar ni entender si no hemos tenido la desgracia de ver. Hay días de ser niño y estar entubado e interno.

Porque hay niños que no eligieron estar en una situación distinta de la de los demás. Que no eligieron, ni deberían, estar enfermos. Y se ven inmersos y perdidos de pronto en un mundo que no comprenden. Que les resulta extraño, difícil. Hostil. Un mundo que les quita su energía, que les quita la ilusión, pues las habitaciones de hospital no se diseñaron para los juegos. Pero la luz en sus ojos nunca llega a apagarse del todo. Pasa a dormitar, esperando algo marchita. Esperando a que alguien obre el milagro y la reavive.

Y de esto queremos hablarte hoy. De voluntarios de todo el país que recorren las instituciones de la salud haciendo lo que más les gusta: regalar magia con toda la ilusión.

Son ya casi 50 los Hospitales españoles visitados mensualmente por los magos solidarios de la Fundación Abracadabra, una organización sin ningún ánimo de lucro que ha llegado a batir un Record Guinness Solidario sin precedentes y está vigente desde hace ya ocho años, cuyo trabajo de acción social, aunque prácticamente inabarcable, se centra aquí. Son miles de niños y otros tantos miles de padres, hermanos y familiares, incluyendo también el personal médico, los que asisten, entre risas y perplejidad, a las actuaciones de los magos que logran hacer desaparecer, al menos durante algunas horas, el difícil momento que están atravesando. La cifra total para el alcance de su trabajo desde sus inicios llega a 1.300.000 beneficiarios.

En la Fundación Abracadabra, regalamos magia a través de dos modalidades de trabajo: actuaciones de magia en hospitales y centros por una parte y talleres de magia por otra.

  • Las actuaciones nos permiten llevar la magia donde más hace falta, y sorprender con un espectáculo interactivo y alegre en entornos donde las risas no son lo más frecuente.
  • Los talleres son clases de magia adaptadas para los colectivos que atendemos, en función de su edad, capacidades físicas, psíquicas y emocionales. Permiten desarrollar la creatividad y la autoestima, las habilidades sociales, la motricidad fina, la comunicación en público, la empatía, la confianza en uno mismo. Suelen culminar con una gala de magia impartida por los propios alumnos, de todas edades y procedencias. Al transformarse en magos, los alumnos recuperan parte del protagonismo que su enfermedad o su situación momentánea les ha robado.

El Poder de la Ilusión hace que todo sea posible, pues regalarla es un arte y es un camino: el camino más corto, más rápido, más creativo, desde la tristeza a la alegría. Consigue dibujar sonrisas y regalar esperanza a quienes más la necesitan, niños y padres. Para los magos solidarios de la Fundación Abracadabra, la magia es un auténtico don, y regalar ilusión es parte de su forma de ser, como respirar. Lo hacen en todos los formatos posibles, y te invitamos a descubrir sus proyectos.