Habilidades que hacen magia

Gracias al proyecto “Asegurando Ilusiones” realizado por Fundación Integra y Santalucía, Fundación Abracadabra ha aportado su granito de arena para impulsar la empleabilidad de jóvenes en situación vulnerable.

El proyecto “Asegurando ilusiones” es una iniciativa que han llevado a cabo Seguros Santalucía y Fundación Integra, con la colaboración de la Fundación Abracadabra, cuyo objetivo ha sido mejorar la empleabilidad de 30 personas pertenecientes a familias que se encontraban en situación de exclusión severa en Madrid.

La clausura del proyecto tuvo lugar en la sede central de Santalucía con la presencia de Andrés Romero, director General de Santalucía, Mireia García, directora corporativa de RRHH de Santalucía y Ana Muñoz de Dios, directora general de Fundación Integra y asistieron los participantes de dicho proyecto y los voluntarios de Santalucía, que estuvieron acompañados en todo momento por Juanjo García (Presidente de Fundación Abracadabra) y Pablo Arranz (mago solidario y formador de este proyecto de habilidades mágicas).

La magia ha constituido un factor esencial en este proyecto ya que con ella se ha buscado el aprendizaje de cualidades como la perseverancia, la creatividad, la ilusión, que serán muy útiles para los participantes no solo como herramientas pre-laborales, sino también en otros ámbitos de su vida.

Durante la jornada de clausura, los jóvenes participantes realizaron una actuación de magia para los asistentes y al finalizar, se les hizo entrega de su Diploma de “Aprendiz de Magia”.

El proyecto, que se ha desarrollado durante seis meses, ha aunado integración laboral, formación con voluntarios corporativos y talleres de magia que concluyeron con una Gala solidaria en la Residencia Ballesol donde los jóvenes aprendices de magia llevaron la magia y la ilusión a las personas mayores residentes.

Esta colaboración concluye con 30 personas que han mejorado su empleabilidad y 11 que han encontrado trabajo, uno de ellos en Santalucía.

Para estas familias que se encontraban en situaciones económicas precarias y, en muchos casos, que ni siquiera tenían experiencia laboral previa, este proyecto les ha supuesto adquirir las habilidades sociales y laborales necesarias para poder superar los procesos de integración laboral. Un empleo les da la posibilidad de tener una vida digna al lado de sus seres queridos. Y la magia puso toda la emoción y la creatividad necesarias para afrontar todos estos procesos con ilusión y magia.